Pasar al contenido principal
Cargando...

Ventajas del régimen fiscal especial español para impatriados

Ventajas del régimen fiscal especial español para impatriados

Los trabajadores desplazados a territorio español pueden tributar por un régimen especial. Este régimen es coloquialmente conocido como ‘’Ley Beckham’’, y otorga la ventaja de tributar conforme a la normativa de los no residentes fiscales en España durante los 6 primeros años.

Ahorro de dinero con el régimen fiscal para impatriados

¿Además de disfrutar de España, quieres ahorrar dinero en el pago de impuestos? Este régimen fiscal permite un tipo fijo del 24% sobre los ingresos que tú, como extranjero trasladado, obtengas en España. Esta es la primordial ventaja, pues gracias a este régimen fiscal tienes la posibilidad de pagar una tarifa fija en vez de un impuesto progresivo sobre los ingresos obtenidos en todo el mundo.

Esto puede ser muy ventajoso para tus ahorros si en otro país cualquiera el porcentaje es superior al que corresponde pagar aquí (24%). Esto no es todo, aún debes conocer más ventajas.

En cuanto al pago del impuesto en sí, aquellas personas físicas que adquieran la consideración de residentes fiscales en España como consecuencia de su traslado a territorio español por motivos laborales, tienen la posibilidad de someterse al Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) en vez del al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Beneficios del régimen fiscal de impatriados

Este régimen recoge importantes ventajas fiscales en aquellos casos en los que las rentas obtenidas por los contribuyentes con ocasión de su desplazamiento a territorio español sean de una cuantía elevada o cuando el desplazamiento tenga carácter temporal. En estos casos, lo normal es que el tipo impositivo sea superior al 24%. A continuación, veremos que en España no pasa esto…

…y es que existen límites y tipos porcentuales diferentes en función de los ingresos que se obtengan en territorio español:

  • El tipo impositivo aplicable es del 24% sobre los primeros 600.000 euros al año (rentas del trabajo), en vez del 43% contemplado de manera general.
  • El tipo impositivo aplicable es del 45% sobre los ingresos que excedan de 600.000 euros anuales.

Requisitos del régimen fiscal de los impatriados

  1. No haber sido residente fiscal en España durante los 10 ejercicios impositivos anteriores al desplazamiento a territorio español
  2. Que el desplazamiento a territorio español vaya ligado a un contrato de trabajo, a una asignación internacional o porque se adquiera la condición de administrador de una entidad
  3. No se pueden obtener rentas mediante un establecimiento permanente en España

Para poder optar a dicho régimen, es necesario hacer una comunicación formal ante la Agencia Tributaria, mediante el modelo 149, en un plazo máximo de 6 meses desde la fecha de inicio de la actividad que conste en el alta en la Seguridad Social en España, o en el documento que permita las cotizaciones en origen.

¿Cuánto tiempo dura el régimen fiscal de los impatriados?

El régimen especial para impatriados se puede aplicar el mismo ejercicio en el que se solicita y en los 5 siguientes.

Tienes que tener en cuenta que durante este periodo deberás presentar la declaración del Impuesto sobre la Renta en los meses de mayo y junio siguientes al año que se declara, a través de los modelos 150 o 151.

Recomendamos un estudio particular y detallado de cada caso en vistas a la aplicación del régimen fiscal especial español para impatriados. Desde GD Global Mobility podemos asesorarte sobre los beneficios fiscales que puedes aplicar por las rentas obtenidas en España.

 

Ventajas del régimen fiscal especial español para impatriados

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna duda o quieres ampliar información sobre nuestros servicios sin ningún compromiso, ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Contacta ahora